Daglig, el blog de nuestro día a día


DAGLIG 

 BLOGGER A SU AIRE

Hoy me toca a mí ser la bloger invitada en Ideas en Polvo. ¡Qué ilusión! Llegué a este blog de la mano de Celia, de Cómo sobrevivir en París y ya me quedé para siempre. Así que cuando Dei convocó una segunda convocatoria de blogamigos, la verdad es que me apunté en un impulso loco y cuando de repente vi mi nombre en aquel post, casi me da un ataque, pero de ¡pánico! Superado ese primer momento, pasé a un estado de euforia que los que viven conmigo no olvidarán…

Qué contaros sobre mí y sobre Daglig.  Pues que me llamo María y mi blog fue un regalo de mi marido hace tres años en mi cumple. Y tengo que reconocer que, para su frustración, se convirtió en un proyecto que aparqué durante más de un año. Pocos meses después comencé a llevar las redes sociales y el blog de La Oca (me apasiona la decoración) y aunque la experiencia me encanta, sentía que había muchos temas que no encajaban y de los que realmente me apetecía hablar. Así que el pasado mes de diciembre, en un día loco, empecé a escribir mi blog.


La verdad es que, aunque actualizo muy poco (intento escribir al menos un post semanal), se ha convertido en algo muy especial para mí, mi pequeño rincón, donde me gusta mostrar las cosas que me gustan o me inspiran. Daglig es un poco un cajón desastre donde voy guardando de todo: alguna receta fácil que pruebo para los niños, como esta Quiche de calabacín y pollo; el proyecto de renovación de nuestro recibidor; la fiesta del Mago de Oz tan especial que preparó mi amiga Laura para el primer cumple de su hija o algún DIY, como el regalo que hicimos para el día del padre. Pero sobre todo encontraréis muchas fotografías, especialmente del día a día de mis hijos.



Yo estudié Historia del Arte, y desde el principio la fotografía fue una de mis disciplinas favoritas. Tras terminar la carrera, comencé a trabajar en una revista especializada y de esta manera pude conocer el trabajo de numerosos fotógrafos vinculados con el arte contemporáneo. De alguna manera, esa inquietud estaba ahí y fue la maternidad lo que propició que empezase a tomar mis propias fotografías. Me compré una cámara réflex y empecé a interesarme por la teoría y por aprender a hacer mejores fotos. Como conté en este post, el año pasado me apunté a un curso de la Bicicleta Vermella y no puedo estar más contenta. He encontrado mi verdadera pasión, algo propio, que me hace muy feliz. Me queda mucho, muchísimo por aprender, pero me encanta poder captar la infancia de mis hijos, esos momentos únicos que no volverán: sus tardes de juegos, sus sonrisas, sus alegrías, su complicidad, toda esa magia que guardan. Para mí, esas pequeñas cosas del día a día, son un verdadero tesoro que la fotografía me permite guardar para siempre.


Otra de mis grandes aficiones actuales es Instagram (casi diría que mi nueva adicción) Me permite aprender del trabajo de muchos fotógrafos a los que admiro, como Alice Gao o Álvaro Sanz, por citar dos ejemplos. Y además me inspira a diario con mil fotos bonitas de los perfiles a los que sigo. Uno de los mejores consejos que me dieron sobre fotografía fue que hiciese muchas fotos. ¡Y en ello estoy! Con Instagram he encontrado un verdadero acicate para intentar hacer una buena foto al menos al día. Y creo que es allí dónde podréis conocer mi “trabajo” más fácilmente.  



Bueno, ya me sabéis de mi un poco más. Espero que os paséis por Daglig a visitarme de vez en cuando. Muchísimas gracias a Dei por dejarnos este huequito en su maravilloso blog, para mí ha sido un verdadero honor aparecer por aquí, entre gente tan creativa como Celia, Carla y BabyCatFace. En mi próxima entrada os contaré algunos consejos para fotografiar a vuestros niños.

¡Muchos besos!

Sigue a Daglig  en  instagram // facebook // pinterest
Visita el resto de entradas de nuestras blogamigas aquí.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿qué te ha parecido?

 

Talleres

Visítanos